La Iglesia “Campo” versus Iglesia “Fuerza”

Hay gente que identifica a la iglesia corno una estructura organizada, corporativa, ubicada en un lugar específico, algo identificable y visible a lo cual uno pueda llevar a la gente. Algo así como una entidad establecida definitivamente en un lugar. Esta es una descripción parcial de «la iglesia como campo». El concepto de iglesia que establezcamos en este estudio es esencial, pues determinará lo que hagamos y como y donde lo tenemos que hacer.

La Iglesia como campo:

Es una iglesia que se organiza y trabaja hacia adentro por lo tanto su edificio pasa a ser de vital importancia, porque es el lugar donde se hace el trabajo y se induce a la gente a entrar.

Sus metas: La iglesia como campo tiene metas, el número de asistencia, porque eso determinará el grado de éxito del trabajo, y regulará la «entradas» (ofrendas), estas tres cosas: EDIFICIOS, PRESUPUESTO Y ASISTENCIA, tienden a constituir el concepto de éxito, desde luego que las metas son flexibles puesto que si alcanzamos grandes números, cambiamos cantidad por calidad.

Estos valores se vuelven importantes para la iglesia como campo, puesto que el dinero es importante para la iglesia como campo, pero cuando este se convierte en nuestra meta, hemos confundido seriamente los medios con los fines. Igualmente el edificio pasa a tener vital importancia para la iglesia como campo, puesto que la única manera de ensanchar el campo es agrandando el edificio.

Como trata la iglesia como campo de cumplir su cometido?

La iglesia que trabaja de este modo, no tiene aún en claro cuál es su ministerio, solo sabe que debe inducir a la gente adentro del edificio para que reciban el mensaje de la Palabra de Dios, y una vez que la gente se ha reunido todo gira en tomo a un «profesional» un pastor o un grupo de ministro que lo hacen todo.

Que motiva a la iglesia como campo?

Básicamente, a que la gente entre al edificio… a esto se le da el nombre de «evangelismo» y una vez que la gente entró, se hacen grandes esfuerzos por mantenerla para lo cual el presupuesto de la iglesia cumple una función muy importante. Se realiza un programa para atraer a la gente, y otro para retenerla.

También hay que conseguir gente que esté al «servicio» de la iglesia; esto tiende a entrar en terreno sumamente peligroso pues nos lleva por carriles equivocados pensando: «si este hombre se convierte con todo el dinero que tiene ¡cuánto podría hacer por la obra! Súbitamente se desvanece la pureza de nuestros motivos, y eso es algo muy peligroso, significa que va a llegar el momento en que comenzaremos a herir a las; personas. La gran maquinaria de la organización religiosa las va a triturar.

Muchas veces la iglesia como fuerza recoge los restos de cristianos que han sido triturados en la gran maquinaria de la iglesia como campo, que usa, en el mal sentido de la palabra a sus miembros, se trata de gente que ha sido herida y que odia la religión, los predicadores, y todo lo que tenga relación con la iglesia organizada.

Cuáles son los peligros de un enfoque de la vida de la Iglesia como campo?

En primer lugar se desvirtúa la función del pastor, puesto que por el trabajo que efectúa tienden a transformarse en súper estrella. Algunos tienden a desempeñarse bien en este papel, y su actuación en la plataforma fascina a la gente, tiene carisma, y muestran seguridad personal, aunque a decir verdad no son muchos los hombres de esos calibres, los verdaderos súper estrellas son escasos. También en algunos sistemas eclesiásticos el pastor propende a ser títere en vez de estrella. Como líder no tiene suficiente autonomía para sumir el control de las cosas y llevarlas a cabo. Tiene demasiadas juntas administrativas entre él y lo que quiere lograr, por consiguiente se transforma en un títere transigiendo por todas partes y procurando mantener a todos contentos. Esto también produce frustración, pero ya sea que un pastor se convierta en estrella o en títere, el hecho es que va por un camino equivocado, su verdadero papel no es ninguno de éstos, él tiene que ser el que «equipa» a los creyentes (perfecciona) para que estos hagan la obra del ministerio. Ef. 4:11-12

La Iglesia como Fuerza

Otra definición de iglesia: un conjunto de personas que están preparadas y por ello satisfacen las necesidades en todas partes en el nombre de Jesús. Este concepto de iglesia es tan decisivo que afecta a todas las cosas:

  • La manera en cómo se predica (el enfoque)
  • La forma en que ésta se organiza
  • El modo en que se desarrolla el programa

En que consiste la Iglesia como Fuerza?

Las cosas en que insiste la iglesia como fuerza son: la adoración, la instrucción y la comunión. Estas son las cosas que producen personas llenas del Espíritu Santo y que pueden suplir en el nombre de Jesús las necesidades de los demás.

Cuando la gente se congrega los domingos, no son la iglesia trabajando, asistir a los cultos no es servir a Dios, los cultos son para el descanso y la restauración de los creyentes, esto incluye la adoración y las celebraciones, cuando nos reunimos leemos la Biblia y el Señor nos habla de diversas maneras, los hermanos que son más dotados que otros nos ministran, somos sanados, en general la iglesia descansa y se restaura en cada reunión, PARA PODER TRABAJAR TODOS LOS DIAS DE LA SEMANA EN EL MUNDO!, cada cual en el lugar en que Dios lo ha puesto, médico, carnicero, mecánico, carpintero, empleado, estudiante, ama de casa, etc.

Que metas tiene la Iglesia como Fuerza?

Las metas de la iglesia como fuerza son personales e individuales, pretende que cada uno de los miembros sea restaurado, equipado y liberado para ministrar en el mundo, nuestra premisa es que el Espíritu Santo que llena al pastor, pueda llenar también a todo creyente y que cada miembro sea potencialmente capaz de ministrar con toda seguridad.

El Ministerio de la Iglesia como Fuerza

Cada cristiano >>> una fuerza

El ministerio de la iglesia como fuerza es cumplida por gente común que ha comprendido su rol dentro de la misma el resultado de esto es una gran sanidad y una gran extensión de la obra. Cuando una persona es restaurada de verdad queda en condiciones de hacer lo mismo con otros.

Es importante que desaparezca la tendencia ministros versus laicos, esto es así porque en la iglesia como fuerza todos son ministros y todos están equipados de igual modo para servir. Esto nos lleva a no huir del medio ambiente que nos rodea sino a afectar a todos con nuestro estilo de vida cumpliendo así la función de granos de sal, y luz en la tierra. Estamos para salar al mundo y no para huir de él.

Cuando la iglesia no funciona como una fuerza cada creyente se transforma en un parásito o sanguijuela que absorbe al pastor. No hay madurez espiritual y la iglesia puede llegar a crecer en números sin que los cristianos tengan un crecimiento genuino espiritual. Todo se parece más a un orfanato que a una iglesia pues al no haber crecimiento espiritual cada vez hay más niños «y más pañales que cambiar».

Señales de falta de crecimiento en el cristiano.

  1. Oraciones siempre iguales EJ: el niño es falto de expresión y solo pide, solo cuando crece aprende a dar. En la vida cristiana es igual, en las primeras oraciones solo sabe pedir y son faltas de expresiones, el cristiano crecido sabe expresarse correctamente en la oración.,
  1. Divisiones internas dentro de la iglesia: … yo soy de Pablo, yo de Apolos, yo de Cristo… el sectarismo y el hablar mal unos de otros es señal de falta de crecimiento.
  1. No saber dar: igual que los niños estamos más interesados en recibir que en dar. Al niño le gusta lo «espectacular» donde hay espectáculo allí van los niños. Así hay cristianos que corren tras las señales y la espectacularidad pero no están dispuestos a dar sus vidas para ser usados en el reino de los cielos. Se carece de madurez cuando no sabemos darle a las cosas el valor justo.
  1. Falta de obreros: Hay personas que han permanecido por muchos años en las congregaciones y no han sabido llevar un alma a los pies de Cristo ¿Qué es esto?

Obrero no es solo un ministro que predica sino todos los que hemos creído en Cristo. Cuando no hay frutos en la vida del cristiano el tal se vuelve insensible a las cosas de Dios y a la necesidad de la gente.

¿Cómo puede un ministro transformar a su iglesia en una fuerza?
Guiando a los santos a la madurez espiritual y pasando a ser agentes de cambios para la sociedad. Le invitamos a tomar algunos de los cursos que estamos ofreciendo en el Programa de Liderazgo Estratégico y Misional.

 

Artículos Relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Soy Felipe Santiago Martinez , visite tu sitio estando en tu casa.puedo hacer algun curso gratis?