Ir a la barra de herramientas

La Reforma y sus implicancias en la Misión hoy.

Cada tiempo de la historia ha tenido sus características únicas y entre la transición de los siglos XV y XVI, en la antesala de la reforma, la Edad Media vivía su ocaso, y las ideas del humanismo iluminaban el horizonte inmediato. Al mismo tiempo, la imprenta revolucionaba al mundo, el descubrimiento de América había ensanchado sus rutas y la modernidad se anunciaba como el nuevo norte. En el plano político las guerras y los antagonismos seguían intactos en Europa y la confrontación entre el Sacro Imperio Germánico y la Iglesia Católica, eran señales inequívocas de que algo iba a suceder. El ducado de Sajonia (Alemania), tenía como capital a la ciudad de Wittemberg, y fue allí donde el sacerdote católico agustino y ya profesor universitario Martín Lutero vivía un gran desafío, ya que había sido confrontado con la Verdad de la Palabra de Dios frente a las circunstancias que le rodeaban.

Lutero encontraba una abierta contradicción con lo que veía en la Iglesia de su época y en un viaje a Roma le había permitido ser testigo de la corrupción eclesiástica y la suntuosidad del poder. Martín Lutero, el 31 de octubre de 1517, víspera del día de Todos los Santos, clavó en la puerta de la iglesia de Wittemberg un documento con las 95 tesis para oponerse a todo lo que consideró exceso de la Iglesia de su época.

Implicancia de los primeros reformadores.

Hasta aquí los hechos históricos, miremos ahora algunas de sus implicancias en el cumplimiento de la misión de Dios y el rol de la iglesia hispana en este proceso presente y futuro. El Dr. Syneey Rood, en su libro “Lutero y la misión” nos dice que el debate sobre la importancia de la misión en el pensamiento y praxis de Lutero continúa con vigor hasta el presente. Por más de un siglo, luteranos y no-luteranos han disentido acerca de la cuestión. La tendencia de los historiadores anglosajones ha sido desdeñar la preocupación de Lutero por la misión e incluso su aceptación de la necesidad de la misma. Por otra parte, algunos estudios de eruditos alemanes sobre los escritos de Lutero han defendido las percepciones misiológicas de Lutero. Sin embargo, Gustavo Warneck, (1959). pionero de la misionologia como estudio académico, ha negado tales percepciones y se podría decir que fue él quien estimuló la controversia. Warneck dice con claridad que: “a Lutero le faltó no sólo la acción misionera (Missionstat) sino la idea de la misión (Missionsgedanke).”

Lamentablemente, la posición que uno asume sobre esta cuestión depende de la corriente teológica desde la que se juzgue. Con el reconocimiento de la importancia de los grupos más radicales durante la Reforma del siglo 16, la polarización ha aumentado. Siguiendo en el pensamiento de Rood, nos comenta que varios de los misiólogos anabautistas apuntan hacia el hecho de que algunos líderes de esos movimientos utilizaron la llamada “Gran Comisión” en Mateo 28:19-20 como inspiración para su obra de misión. Asimismo, se afirma categóricamente que la posición más abierta a las misiones de parte de los anabautistas surge de su eclesiología radical y de su ruptura con el modelo de iglesia-estado constantiniano. Ejemplo de esto son los escritos de John H. Yoder, W. R. Estep, R. E. Ramsayer y de John Driver entre autores recientes.

Aunque todo parece indicar, según Rood, que la pregunta real se encuentra en otra parte. Básicamente el tema principal se asienta en cómo uno entiende el concepto de la Gran Comisión, es decir si es de una manera restrictiva o expansiva. La primera, la manera restrictiva, está más en concordancia con la gran expansión de las misiones occidentales, primariamente a Asia y África en los siglos diecinueve y veinte. En esta época se consideraba la misión, como una obediencia a la Gran Comisión en términos de las misiones en ultramar a tierras lejanas. La segunda manera, o sea la expansiva, ve a la misión de forma más intensiva y en congruencia con las otras formas de la Gran Comisión dada por Cristo para compartir el evangelio, como en el pasaje de envío en Juan 20:21 y el mandato de la ascensión en Hechos 1:8. Con esta interpretación, la misión comienza dondequiera uno viva y se extiende dentro de las posibilidades individuales a Jerusalén, a Judea, a Samaria, y a los confines de la tierra.

De todas maneras, mas allá de este análisis, en poco tiempo, gracias a la imprenta, las 95 tesis de Lutero se expandieron por Alemania y luego por Europa, dando lugar a la Reforma religiosa protestante que cambió la historia. La exaltación de la fe y el amor a Dios por encima de las penitencias, la consagración de la Biblia como autoridad espiritual, la urgencia de terminar con el celibato, la eliminación de las jerarquías religiosas , o el sacerdociouniversal de todos los creyentes, fueron algunos aspectos que impactaron al mundo.

Herencia misionera y nuestro contexto Latino.

Desde nuestra perspectiva latina, hablar de Lutero y su herencia, incluyendo a Calvino, es hablar de nuestros abuelos de nuestra fe, pero desde el punto de vista netamente de la acción misionera Latino Americana, tal vez tenderíamos quo hablar también de nuestros padres. Es por eso por lo que siguiendo el pensamiento de Samuel Escobar (2006), el reflexiona que este análisis tendría que encaminarse por dos vías. Por un lado, la consideración del proceso histórico que permite establecer con cierta claridad la continuidad entre pietismo, avivamiento wesleyano, misiones evangélicas, protestantismo de habla hispana, y movimiento pentecostal. Por otro lado, debemos también que comprender el curso de la reflexión misionológica que durante el siglo 20 fue redescubriendo la importancia de reconocer, comprender y seguir la acción del Espíritu Santo en la misión cristiana.

Este concepto fundamental de la fe evangélica no se puede separar de una visión de la obra del Espíritu Santo en el mundo y de los dones que el Espíritu da a todos los creyentes, verdades que son fundamentales para la práctica y la teología de la misión latinoamericana. Escobar, nos recuerda, que el vigor misionero evangélico de los siglos dieciocho y diecinueve provenía del Espíritu Santo y se pudo manifestar cuando se crearon estructuras que permitían el ejercicio de los dones de todos los creyentes y su participación en la misión. Escobar señala, que los evangélicos latinoamericanos estamos mucho más cerca de los pietistas y de los movimientos de avivamiento de los siglos dieciocho y diecinueve que de los reformadores del siglo dieciséis. Y cuando queremos reflexionar acerca de nuestra participación en la misión será mejor que exploremos esa parte de nuestra herencia con más detenimiento.

Latourette. (1959), señala cómo al expandirse por medio de esta corriente misionera durante el siglo diecinueve, en la vida práctica el movimiento protestante pasó a acentuar doctrinas como la justificación por la fe, el sacerdocio universal de los creyentes y el derecho y deber del juicio individual en la decisión religiosa y concluye: » Y al hacer esto se acerca más que nunca en su testimonio al corazón del Evangelio.» Por lo tanto, también, es de hacer notar que el protestantismo renovado y pietista que forjó el movimiento misionero del siglo dieciocho y diecinueve creó estructuras que permitieron la realización práctica del sacerdocio universal de los creyentes, mejor que las iglesias luteranas o calvinistas del siglo dieciséis en el origen de Reforma.

Es a raíz de esto que también debemos rescatar lo que el movimiento protestante evangélico ha creado en Latinoamérica estructuras que facilitan su acción misionera global. Tal es el caso de COMIBAN, que, desde San Paulo, Brasil, en el año 1987, declara proféticamente que el continente Latinoamericano deja de ser campo misionero para pasar a ser una fuerza misionera. Esto mismo ocurrió en el contexto hispano en Estados Unidos, cuando en el año 1993 surge COMHINA y hoy, a tres décadas de estos primeros pasos, de acuerdo Rudy Girón (2017), nos da una fuerza misionera latina de alrededor de 20.000 misioneros latinos en el mundo.

Conclusiones.
Resumiendo, para Rood, el pensamiento de Lutero acerca de la misión comienza cuando el Espíritu Santo obrando por medio de la Palabra y encarnándose en la iglesia de Cristo nos inspira a la acción. En primer lugar, fueron comisionados los apóstoles cuya función continúa en forma especial en todos los predicadores que obran donde a Dios le place, en Alemania o en otro lugar. La base más amplia y permanente para la misión se encuentra en todos los creyentes con vocación por el sacerdocio universal como don de su Señor, para su gloria y para el servicio a los demás. La misión es la milagrosa acción de Dios en la historia, a favor de los hombres, por medio de la obra redentora de Jesucristo. Dios pone en marcha el Evangelio por cuyo poder los hombres responden con fe y gratitud. Pero una vez tocados por el Evangelio, asumen la responsabilidad de compartirlo con los demás.
Pero también, para nosotros los protestantes de habla hispana no solo debemos celebrar la herencia de nuestros abuelos de la reforma clásica tales como Lutero y Calvino y que a mi juicio, el legado principal está en permitir el acceso de todos a la Palabra de Dios, el sacerdocio universal de todo creyente y una iglesia reformada siempre reformándose, sino que también no debemos olvidarnos de nuestros padres: pietistas, metodistas y los movimientos de avivamiento, porque en su herencia hay claves para la misión en el siglo 21 y nuestro futuro cercano. Especialmente en lo que se refiere a las nuevas formas, estrategias y recursos que usaremos para hacer realidad los sueños de Dios en este nuevo escenario global, policentrico, post moderno y que ya en muchos lugares también es post cristiano.

“Así como el Padre me envió, yo os envió”. (Juan 20:21)

Daniel Diaz
DoulosGroup International

Referencias:
Escobar Samuel. Tiempo de misión, Semilla-Clara, Guatemala-Bogotá, 1999.
Girón, Rudy. Desafíos contextuales. COMIBAM 2017. Recuperado de: http://www.doulosgroup.org/papers/Desafios-contextuales-R-Giron.pdf
Latourette, Kenneth S. Desafío a los protestantes, La Aurora, Buenos Aires 1957.
Rood, Syneey. Lutero y la misión. Editorial Concordia, Missouri, 2005.
Warneck, Gustav. Abriss einer Geschichte der Protestantischen Missionen von der Reformation bis auf die Gegenwart, Berlín, Martin Warneck, 1913.

Artículos Relacionados

Respuestas

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *